Cómo utilizar olla a presión para comer más sano

La quinta edición del Amazon Prime Day se llevará a cabo desde las 00:00 horas del próximo lunes 15 de julio y hasta las 23:59 del martes 16.

La mayor campaña de descuentos del gigante del comercio electrónico —junto con el Black Friday— ha sido anunciada con una gran novedad: este año durará 48 horas, en vez de las 36 del año pasado.

Durante esta jornada, los clientes suscritos al servicio Prime de esta tienda en línea pueden encontrar las mejores ofertas del año, especialmente en productos de electrónica y tecnología.

Cabe recordar que la suscripción al programa Prime es indispensable para disfrutar de estas rebajas y que la membresía incluye los servicios Prime Music —dos millones de canciones gratuitas—, Prime Reading —selección gratuita de eBooks— y la plataforma de series y películas Prime Video, desde la cual también es posible registrarse a todas las funciones ya mencionadas, con 30 días de prueba gratis.

Cocinar con la olla a presión bien y además de forma sana es algo que muchas personas desconocen. Si éste es tu caso no debes desanimarte porque realmente no entraña ningún misterio.

Sólo es cuestión de saber algunas pautas básicas.

La olla a presión causa cierto rechazo en algunas personas, sin embargo es un método de cocción perfectamente seguro y uno de los más recomendados por los nutricionistas para comer más sano. ¿Por qué? Muy sencillo, porque los alimentos se cuecen más rápido que con otros sistemas y esto permite una mejor conservación de los nutrientes. Este método junto con el wok, la plancha, el vapor y el horno, constituye una de las mejores opciones para cocinar, según los expertos.

Un poco de historia de la olla a presión

Aunque las primeras ollas a presión comenzaron a comercializarse en la primera mita del siglo XX, lo cierto es que las investigaciones primigenias de este sistema de cocción datan del siglo XVII. Fue el físico francés Denis Papin quien pensó por primera vez en una fórmula para cocinar más rápidamente los alimentos haciendo aumentar el punto de ebullición del agua y manteniendo una presión constante mediante la expulsión de vapor. Su invento no prosperó porque en aquella época sólo se consideró una investigación científica más sin posibilidad de aplicación. Si Papin hubiera sabido la revolución que generó años después en el mundo de la cocina, tanto él como los intelectuales del momento, se hubieran tirado de los pelos sin lugar a dudas.

El caso es que la olla a presión comenzó a asentarse en el mercado y entre los años 40 y 60 del siglo pasado experimentó un auge. Y hoy día, raro es el hogar que no tiene una olla express para cocinar.

cocinar olla rapidaUno de los argumentos que esgrimen los entendidos para aseverar que la olla a presión es un método de cocina sano es la rápida cocción. Aunque no es el único motivo, lo cierto es que en este recipiente hermético el agua realmente no llega a hervir, como mucha gente cree, sólo se produce un aumento de la temperatura del líquido sin que llegue a burbujear.

Al tratarse de un recipiente hermético que además incorpora una válvula de expulsión para el vapor generado dentro del mismo, cuando el agua llega al punto de ebullición ese vapor sale y se mantiene la temperatura constante. Es por ello, que aunque incrementemos el calor o fuego proporcionado, no aceleraremos la cocción.

Queda por tanto claro que el proceso de la olla a presión favorece el mantenimiento de las propiedades nutricionales de los alimentos. Ahora bien para que el resultado sea óptimo tenemos que saber cuáles son los tiempos de cocción necesarios para cada plato.

Si alargamos los mismos, entonces no conseguiremos conservar adecuadamente las cualidades nutricionales de los ingredientes, ni lograremos unos platos jugosos.

¿Qué alimentos son los más adecuados?

En general, los menús idóneos para la olla a presión son las verduras, legumbres y los guisos o estofados. Las pastas o arroces no son recomendables porque en estos casos el hervido no merma las propiedades y porque para realizarse no necesitan mucho tiempo, algo que sí ocurre en los primeros ejemplos citados.

Los tiempos de cocción aconsejados son los siguientes:

Legumbres secas

Judías blancas: 45 minutos

Lentejas y garbanzos: 20 minutos

(Siempre se aconseja dejar las legumbres a remojo la noche anterior)

Verduras y hortalizas

Acelgas o brécol: 2 minutos

Judías verdes, pimientos y puerros: 5 minutos

Patatas, zanahorias, tomates o pepinos: 6 minutos

Coliflor y espárragos: 7 minutos

Carnes

Ternera (en salsa). 6 minutos

Albóndigas: 11 minutos

Conejo, pollo y cordero: 15 minutos

Callos (en salsa): 50 minutos

Pescados

Salmón, trucha y aún: 4 minutos

Merluza y besugo: 5 minutos

La pasta y el arroz sólo necesitan unos 5 ó 6 minutos, pero como hemos comentado no merece la pena cocinarlos en la olla exprés a no ser que tengamos mucha prisa, porque estos alimentos no pierden sus cualidades si los hervimos.

De igual modo, otro aspecto a tener en cuenta para cocinar sano con la olla a presión es la cantidad de agua que vayamos a usar en cada caso. Ésta deberá ser proporcional a la cantidad de alimento que usemos. Donde hay que prestar más atención es en las verduras, las que menos agua necesitan son las judías verdes, y en el caso de las hortalizas sólo es necesario que el agua cubra el alimento.

Con todos estos consejos ya estamos listos para preparar unos platos exquisitos con la olla a presión y además saludables

¿Te atreves?

Etiquetas:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Hola! Si esta es tu primera visita a Ollasarten...¡Bienvenid@! Esperamos que no sea la última :) Verás el aviso de las cookies. Tienes más info aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies
OllaSarten